Correr a la edad de 50 años

La edad no es un impedimento para hacer el ejercicio a un lado, todo lo contrario, mientras más se mantenga el cuerpo en movimiento, ¡mucho mejor!

Correr a los cincuenta años no solo evitará el sedentarismo, sino que mantendrá tus habilidades intactas y tu mente joven.

Así que si has decidido seguir entrenando a esta edad, checa nueva consejos que debes seguir para que sigas disfrutando tanto tus entrenamientos como carreras.

Revisión médica

Es importante que tu doctor de cabecera te realice un chequeo cada determinado tiempo; será él quien te dirá cada cuándo es necesario llevarlo a cabo. De esta manera sabrás cómo se encuentra tu estado de salud y las recomendaciones que debes seguir durante tus entrenamientos.

Constancia

Es una disciplina y por lo tanto debes ser constante en ella. De lo contrario, tu cuerpo se desacostumbrará y habrá días en los que te cueste más trabajo llevar a cabo tu rutina de entrenamiento.

Alimentación

Acude al nutriólogo para que se encargue de darte una dieta balanceada de acuerdo a tus necesidades. A esta edad es importante saber cuáles son tus deficiencias en cuanto a vitaminas y minerales, y con base a eso elaborar el plan alimenticio que más beneficie a tu cuerpo.

Elige la ropa adecueda

Tus prendas deberán protegerte ya sea del calor o del frío para evitar enfermedades provocadas por el clima. A los cincuenta años el cuerpo está más expuesto a sufrir diferentes padecimientos. Además, toma en cuenta que tu ropa deportiva también debe ser de lo más cómoda.

9 consejos para correr el mejor maratón de tu vida

Atiende tus lesiones

Si te lesionaste o accidentaste, y tienes alguna inflamación o dolor, no lo dejes pasar, de inmediato acude al médico a que te revise. A esta edad es un poco más difícil que este tipo de lesiones se curen con desinflamatorios y compresas frías o calientes. Evita que el problema se agrave más.

Ve de la mano con un entrenador

Si estás acostumbrada a entrenar sola, en esta edad podrías optar por probar nuevos entrenamientos con un profesional. Recuerda que el entrenador es el experto y no solo se enfoca a que un atleta llegue a la meta, sino a que lo haga de una manera sana. Será él quien te dé la rutina ideal para alcanzar tus objetivos sin poner en riesgo tu salud.

Sigue tu plan de entrenamiento

Una vez que tu entrenador te ha puesto el entrenamiento, síguelo al pie de la letra. También es importante que lleves una buena comunicación con él para que esté enterado de cómo te sientes día a día con la rutina, así, poco a poco irá conociendo tus capacidades y limitantes.

¿Cuándo parar de entrenar? Lesiones y señales de alto.

Disfruta cada paso

Cada paso que des, ¡disfrútalo! Es señal de lo fuerte que es tu cuerpo y de lo determinada que está tu mente a alcanzar su próximo objetivo. Entre más goces cada entrenamiento o carrera, más difícil será que quieras tirar la toalla.

Detente cuando sea necesario

Una cosa es esforzarse por llegar al objetivo, y otra muy diferente ignorar cuando el cuerpo manda alguna señal de alarma. Es indispensable nuestro autoconocimiento hacia él, de esta manera sabremos si aún puede esforzarse más o está a su límite y no ponerlo en riesgo.

Ahora ve:

7 razones por las que nunca deberías dejar de correr