Captura de pantalla 2015-04-16 a la(s) 19.26.17

Si nunca lo has intentado, no sabes de lo que te estás perdiendo. El trail running no solo mejora tu condición física y tu rendimiento sino que también te da mucha fortaleza mental. Aquí te dejamos 10 beneficios de entrenar trail.

1. Cambiar de aires. ¡Lo máximo para mantenerte motivada! Hacerlo significa vivir otras experiencias más emocionantes que el pavimento no te da. El aire fresco, la variedad de terreno y diversos paisajes que te harán sentir libre y aventurera. Para la medallista olímpica, Deena Kastor, “en el trail hay un tremendo rejuvenecimiento del espíritu que va rodeado de árboles y animales”.

2. Menos impacto a tus articulaciones. Correr en montaña, pasto y terracería reduce el riesgo de fracturas por estrés. La superficie es más noble para tus músculos, ligamentos y tendones que pueden encontrar incluso un descanso al trabajar en este tipo de terreno. Incluso hay investigaciones que sugieren que sí se puede entrenar en trail cuando se padece de problemas en el Tendón de Aquiles, periostitis, síndrome de la banda iliotibial, entre otros.

3. Apreciar senderos urbanos. No necesitas ir muy lejos, a las orillas de la ciudad siempre van a haber espacios que simulen una salida a una montaña o bosque. Es el mejor pretexto para hacer tus propias rutas en medio de parques con bosques o lagos.

4. Más distancia, menos velocidad. Una de las grandes virtudes del trail es que a diferencia de los entrenamientos en calle o en pista, la velocidad no es la protagonista. Una corredora que ama el trail se va a preocupar más por desarrollar la resistencia a través de la distancia. Si entrenas para 21 o 42K, es altamente recomendable.

5. Tu cuerpo gana fuerza. La biomecánica de tu carrera cambia y por lo tanto, al entrenar en un terreno irregular tienes que ser más eficiente al correr. Desarrollas un buen nivel de fuerza tanto en la parte inferior y el abdomen y de equilibrio para superar los obstáculos que se te presenten.

6. Te liberas del tráfico. ¡Mejor terapia no hay! Te recomendamos que hagas una distancia a la semana en este tipo de terreno. Además, te librarás de los coches, autobuses, motocicletas y hasta del smog.

7. Te fortaleces mentalmente. Las corredoras que entrenan en contacto con la naturaleza establecen un contacto espiritual con ella. De hecho, es una excelente opción para que las corredoras se acostumbren a las adversidades y las enfrenten con coraje ganando confianza en sí mismas y estableciendo estrategias efectivas.

8. Mejora el estado de ánimo y evita la depresión. Una carrera trail no solo te da esa dosis de endorfinas a las que estamos acostumbradas, sino que la paz que otorga la naturaleza disminuye el estrés cotidiano, según estudios recientes. De hecho, algunos psicólogos lo recomiendan como terapia para las personas que padecen depresión.

9. Cualquiera puede intentarlo. Puedes empezar con caminatas y de ahí pasar a entrenamientos más largos, pero sin duda, es una gran opción para cualquier corredora.

10. Te puedes inscribir a muchas carreras. El “boom” del trail running está creciendo y las opciones de carreras es muy amplia.