Soy Calu Rivero, actriz, modelo y DJ argentina, pero también soy corredora y les quiero contar lo que correr significa para mí.

Correr es parte de lo mío, no soy sólo correr, pero corriendo se expresa mucho de mí también. Correr es una experiencia completa, hermosa, única.

Recuerdo mis comienzos con el running, fui adentrándome en ese mundo, en esa cultura maravillosa. Y la decisión de que siga siendo parte de mí, que correr sea lo mío, es algo que se renueva constantemente, con cada desafío, con cada vez que me pregunto: “¿quiero correr otros 42 k?”, “¿cuándo?”, “¿quiero pasar por esa preparación y ese esfuerzo?”, “¿tengo la energía y el tiempo?”. La respuesta ha sido siempre ¡que sí! porque la experiencia es “sentirse vivo aquí y ahora”, que todo lo que que alguna vez puse me volvió potenciado en energía, motivación, madurez, templanza, autoconocimiento y amor.

Correr me cambió la vida y sobre todo, correr 42k. Una maratón es una experiencia muy fuerte en todo sentido. Desde lo evidente que es el esfuerzo físico pero también desde lo emocional y espiritual. Mi preparación para la maratón fue mente positiva y agradecimiento hacia mi cuerpo al que amo. Durante el entrenamiento pasas por muchos estados, más si tu vida está llena de actividades como la mía. Hay momentos en lo que no tienes la energía pero sabes que tienes que hacer un fondo de 26k ¡sí o sí! Durante la preparación y la maratón te enfrentas de una manera muy íntima con vos mismo, con tus límites, con tus miserias y tus fortalezas. Pensás: “¿qué hay en mí?”, “¿qué herramientas tengo para hacer frente a este desafío?”, “¿porque lo estoy haciendo?”, “¿qué experiencia quiero vivir con este desafío?”. Yo estaba clarísima, quería vivir algo mágico, no me importaba el tiempo, me importaba el disfrute, el no dolor, el goce.

Correr la maratón me permitió saber dónde estoy parada, despojarme, fui soltando kilómetro a kilómetro, y cargarme de algo nuevo y maravilloso kilómetro a kilómetro. Me enfoqué como nunca, me llevó a mi centro. ¡Uf! cada vez que hablo de la maratón y mi experiencia me dan ganas de correr una mañana. La maratón de TOKYO sería una gran experiencia.

A veces me preguntan: “¿qué tiene de diferente la Calu DJ de la corredora?”, les contesto: Todo y nada. Soy la misma, inquieta, curiosa, con ganas de vivir distintas experiencias y por sobre todas las cosas, expresarme. La gran diferencia que encuentro es la forma. Correr es más instrospectiva, individual, es para adentro y con la música, esa conexión conmigo misma que está presente en la carrera, se traduce en conexión con los otros, con el arte y con el goce de todos en ese momento. Mi lugar favorito para correr es la ciudad, es la mejor manera de conocerla.

Al final solo quiero compartirles que para correr hay meditar antes de salir, para estar lo más consiente de tu cuerpo posible. Salir liviana, una buena playlist y a correr por la ciudad.

Calu Rivero