Te compartimos las opciones favoritas de las chicas para llenar de carbohidratos los músculos.

La carga de carbohidratos es, para todo maratonista, todo un acontecimiento. Se realiza la semana previa al evento, y suele haber una comida, o cena, que es especialmente importante. No es solo el aspecto fisiológico que busca cubrir, sino todo un acontecimiento social. En estas cenas puede haber pocos o muchos platillos para elegir, y tomar una decisión de cuál nos conviene se puede tornar complicado. Por ello, te compartimos estas 3 opciones, que muy seguramente tendrás disponibles, y que te ayudarán a cargar de glucógeno esos músculos.

 

Papa cocida.

Las papas son una excelente fuente de carbohidratos para nuestra competencia. Su alto contenido de carbohidratos, y la versatilidad de su sabor, nos permiten

Pasta

La pasta es todo un clásico. Aunque es de los alimentos más utilizados, hay algunos apuntes relevantes que debemos hacer cuando la recomendamos para cargar de glucógeno los músculos.

  • El primer apunte es que debemos evitar las pastas integrales. La fibra es buena y ayuda a la digestión, pero no es nuestra amiga el día de la competencia. Las molestias y la estimulación del tracto intestinal pueden ser una limitante de nuestro rendimiento durante la carrera. Las versiones normales de la pasta, en este caso, funcionarán muy bien.
  • El segundo apunte es sobre con qué las acompañamos. La pasta es deliciosa, pero rara vez viene sola. La salsa de carne de la bolognesa, el aceite de oliva de la pasta all’olio napolitana, o algún visitante exótico de nuestro plato, pueden irritarnos o caernos pesado. Entre más simple, mejor.

Arroz

Esta opción es relevante por lo siguiente: el arroz cocido lo podemos encontrar casi en cualquier lugar. Al igual que otros cereales, contiene en su mayoría carbohidratos, y nos ayuda a recargar de energía nuestras reservas musculares y hepáticas. Como con el punto anterior, es bueno mencionar que entre menos acompañantes tenga, mejor lo vamos a digerir y a absorber. Nada de integral y nada de extras pesados (no, tampoco con mole antes de competir).

Estas tres opciones son, prácticamente, universales, y te será fácil encontrarlas en muchos restaurantes, por lo que las recomendamos ampliamente. Cuéntanos en nuestras redes cuál es tu opción favorita.