El pasado 21 de abril Soy Corredora publicó la historia sobre mi incursión en esta disciplina https://www.soycorredora.com/elvia-gaxiola/

Este mes de agosto estaré cumpliendo mi primer año en el running, siendo sincera no ha sido fácil porque se requiere disciplina, constancia y valentía.

Hoy quiero compartir contigo cómo mi enfoque ha cambiado. Si bien en un principio correr significaba probar mi capacidad física, perseverancia y determinación para lograr un objetivo a pesar de cualquier obstáculo, mi experiencia ha dado un giro inesperado y hoy corro por placer.

Actualmente estoy en mi peso, me siento saludable, no tengo proyectos a corto plazo que me exijan entrenamientos demandantes, así que todo se reduce a salir por las mañanas a disfrutar de la hermosa playa en mi ciudad.

Dejar la cama nunca es fácil, tampoco realizar los preparativos para salir de casa y mucho menos dar los primeros pasos cuando me siento aún entumecida, aun así decido empezar. Al pasar los primeros minutos respirando la brisa de la mañana, de pronto casi sin darme cuenta comienzo a experimentar nuevas sensaciones, me lleno de energía, optimismo, alegría y sobre todo gratitud por la vida y la oportunidad de disfrutar un día más.

Cuando es muy de mañana aún se siente el frío, por las nubes y la brisa el mar, el cielo luce grisáceo pero hermoso, a lo lejos ya se pueden ver siluetas de personas que han llegado a la playa con la misma intención que yo: disfrutar y ejercitarse.

Maravillada del sonido que produce el romper de las olas, disfruto correr con espíritu de niña zigzagueando siguiendo los bordes que el agua dibujó sobre la arena. Respirar aire puro me libera, ante la inmensidad del mar me descubro pequeña, pero mi corazón latiendo a mil por hora se siente poderoso. Cerrar mis ojos, extender mis brazos, reír, incluso cantar lo reservo para tramos con menos espectadores 😉

Podría decir tanto sobre lo que experimento en mis mañanas frente al mar pero en resumen basta con decir que al final de mi recorrido, me siento de estupendamente. He dejado a kilómetros mis problemas y preocupaciones, renovada llena de entusiasmo, esperanza y expectativa por vivir un nuevo día.

Desearía poder contagiarte y animarte a elegir tu espacio, carretera, pista, parque, campo, playa, no importa el lugar, si tu prioridad actual no es la competencia, decide perderte un rato para encontrarte contigo misma, atreverte a cambiar el objetivo podría ser una buena opción, dejar de ver tu rutina de entrenamiento como una deber, olvidarte de la báscula, de igual manera los beneficios se obtienen, la salud, bienestar y el cuerpo de bikini llegarán en su momento, la idea es disfrutar de cada paso del camino mientras corres hacia tu meta.

A un año de haber iniciado, con 43 años de edad, corro en promedio 40 kms. semanales, rodeada de bendiciones, enamorada de mi ruta actual,aAdicta a los Kilómetros, Soy Corredora.

Elvia Gaxiola

Ahora ve: 

10 cosas que debes entender si tienes una amiga corredora