freedigitalphoto.net
freedigitalphoto.net
freedigitalphoto.net

¿Eres corredora y tienes hijos? Seguro sabes que son una esponja y, como tal, están absorbiendo toda la información que pueden y que determinará, en su edad adulta, su comportamiento en todos los ámbitos. Uno de los más importantes es el de la alimentación y nosotros podemos establecer desde edades tempranas los hábitos necesarios para garantizar en ellos una vida saludable.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, la prevalencia de sobrepeso y obesidad en niños de 5 a 11 años, fue de alrededor de 26%. La familia es el centro del desarrollo del niño y está en los padres crear un entorno saludable para lograrlo de la mejor manera.

De acuerdo con el notable sociólgo Dr. David Popenoe, uno de los pioneros en el estudio que hay entre la relación de los padres y el comportamiento de los hijos, la figura paterna  tiene un papel determinante en el desarrollo de los hijos. “Más que ser un segundo adulto en casa, un padre comprometido en su desarrollo, alimentación, vestimenta, etc, otorga un impacto directo en el bienestar del menor”. Es factor clave en el desenvolvimiento social del niño incluyendo su bienestar emocional y psicológico, alimentación, así como su habilidad en el aprendizaje.

La creación de hábitos alimenticios puede hacerse vía algunas sencillas estrategias:

-La dieta debe estar compuesta por los alimentos que tienes en casa, así que compra aquellos que son sanos y nutritivos para su desarrollo.

-Establece horarios de comida.

-La comida se hace en los lugares destinados para ello, no en la sala, recámara, sala de juegos, etc.

-Las porciones deben ser adecuadas para su edad.

-Nunca obligues a tu hijo a no comer algunos alimentos por otros, ofrece aquellos que son los adecuados para su crecimiento.

-Mejor enséñale que hay alimentos más saludables que otros.

-Nunca utilices la comida como un motivo para premiarlos.

-No hables de comidas buenas o malas.

-Evita desde el inicio aquellos ricos en azúcares y grasas, como jugos, dulces o refrescos.

-La práctica del ejercicio se realiza con el ejemplo y la motivación de los padres, y si ya eres corredora, ya tienes cierta ventaja.