freedigitalphotos.net
freedigitalphotos.net
freedigitalphotos.net

Pues ya que estás muy motivada corriendo y que estás enfocada en correr más carreras, te damos estas recomendaciones para que cumplas con tu objetivo. ¡Es indispensable cumplirlas!

1. No comas de más con el pretexto de que entrenas. Es obvio que corriendo quemas más calorías que una persona sedentaria, pero eso no te da derecho a excederte y ganar peso que al final, no te permitirá correr más rápido. Evita sobre todo comer demasiados carbohidratos, grasa y azúcar. Las comidas rápidas son un ejemplo de ello. Date un día a la semana de comer lo que te gusta.

2. Cuida el consumo de alcohol, bebidas isotónicas, refrescos y bebidas azucaradas. Si te gusta la cerveza no bebas más de dos latas ni más de dos copas de vino para evitar calorías extras. Si no corres más de una hora no necesitas bebidas isotónicas ni mucho menos bebidas azucaradas. Los refrescos es mejor que los elimines de tu dieta por el exceso de azúcar que se transforma en grasa en las zonas más problemáticas como caderas, muslos, abdomen y espalda.

3. No te saltes comidas. Una buena corredora desayuna como se debe aunque ese día no le toque entrenar. Tampoco pasa más de 4 horas sin consumir algún alimento. Privarte de comer solo ocasionará que tus reservas de grasa sean más difíciles de quemar porque tu cuerpo entra en un estado de “alerta” y guarda la grasa para evitar una baja en la energía.

4. Come aunque no entrenes. Ese día el cuerpo aprovecha para regenerar el músculo por lo cual es importante que tengas una buena dosis de carbohidratos y proteína. Necesitas energía para el siguiente entrenamiento, la cual te la dan los hidratos de carbono como cereales, frutas y verduras, y las proteínas como el pollo, pescado y carne magra sirven para regenerar y mantener tus músculos en buen estado.