adolorida al correr

Consejos para elegir el calzado ideal para tus necesidades.

¿Te ha pasado que al comprar un par de tenis que te encanta, al final no termina por gustarte la sensación? ¿Cómo eliges tus zapatillas para correr? Aquí te presentamos algunos tips que nos da Edith Constantino, nuestra fisioterapeuta del #Road2NY, para elegir calzado, aunque debes tener en cuenta lo siguiente: la elección tiene que ser personal, no la que los miembros del crew usan por marca o la que está de moda. ¡Recuerda que a quien beneficia es a ti!

Los 6 puntos de un tenis

  1. Drop. Le llaman el economizador de energía. Es la diferencia del grosor de la media suela del tenis, entre la región del talón-metatarso (en la imagen te lo explicamos mejor). Esta disimilitud de volumen o altura puede llegar hasta los 12 milímetros; el  adecuado es, generalmente, de ocho. Con este drop se puede llevar una técnica más eficiente al correr, debido a que el cuerpo se posiciona adecuadamente durante la carrera. También cumple la función de proveer amortiguación y estabilidad.  
  2. Arco. El arco del pie puede ser alto, medio o bajo. Si es muy alto, encontraremos un tipo de pisada supinadora. Un arco medio brinda una pisada neutra, y aquellos que tienen arco muy bajo suelen ser pronadores. Busca tenis adecuados para cada tipo de pisada.
  3. Peso del corredor. Mientras mayor sea tu peso, necesitarás más amortiguación. No te dejes llevar por la publicidad; los tenis ultraligeros no siempre son los mejores. Estos modelos suelen funcionar únicamente para gente con un peso corporal determinado y que, además, tiene objetivos muy específicos en competencia. 
  4. Tipo del terreno. ¿Para qué vas a usar los tenis? ¿Calle? Busca más amortiguación. ¿Montaña? Elige soporte y agarre. ¿Pista? Un calzado más rígido y ligero es la opción. Piensa en tus necesidades.
  5. Cambio de tenis. Es bueno tener varias opciones de calzado para alternarlas con el transcurso de los días y correr en terrenos diversos para no malacostumbrar la pisada.
  6. Duración de la zapatilla. La vida de tus tenis favoritos, por más que te gusten, oscila entre 800 y mil kilómetros, aunque diversos factores, como el terreno y uso, determinan su duración.

 

Nota: Si algún modelo te lastima, cámbialo inmediatamente. Los tenis son los que se adaptan a ti, no tú a ellos.