¿Sabes lo que hace a los corredores mentalmente fuertes, especialmente cuando los entrenamientos o carreras no van bien? ¿Conoces la mejor manera de desarrollar resistencia en situaciones difíciles? De hecho, ¿sabes lo que significa tener resistencia mental o una mente fuerte?

La resistencia o fortaleza mental simplemente es la capacidad para ejecutar (correr) confiando plenamente en las habilidades propias y haciéndolo lo mejor posible (dando el 100% sin poner excusas) tanto en los entrenamientos como en las carreras, independientemente de las condiciones externas, las distracciones o las emociones internas.

A lo largo de mi trayectoria como corredora y como psicóloga deportiva he tenido la oportunidad tanto de competir al más alto nivel como de trabajar extensamente con atletas olímpicos y corredores (y atletas de otros deportes) de todos los niveles. Esto me ha ayudado a desarrollar una constelación de rasgos clave y hábitos que definen la tenacidad mental.

La buena noticia es que no es indispensable nacer con una mente fuerte. La tenacidad mental es un rasgo adquirido. No tienes que pasar por una experiencia potencialmente mortal para ganarla. Se puede aprender a ser mentalmente fuerte a través de nuestros entrenamientos todos los días.

¿CUALES SON LAS CUALIDADES DEL CORREDOR MENTALMENTE FUERTE? 

A continuación enumero algunos de los temas más comunes que he observado entre los corredores que tienen éxito.

1 Resiliencia: Es la capacidad de recuperarse de la adversidad, del dolor o de un rendimiento decepcionante. El corredor mentalmente duro puede darse cuenta y admitir un error, entender una oportunidad perdida, aislar la lección y rápidamente centrarse en el objetivo inmediato por delante.

Por ejemplo, me acaban de diagnosticar una fractura por estrés en el pie. Tenía planeado competir en un maratón en octubre para calificar para el campeonato del mundo. Pero en esta la vida he aprendido a ser resiliente: en vez de sentarme a llorar y pensar: “¿Por qué a mi? ¿Por qué ahora?”, me di unos momentos para asimilar lo que pasaba e inmediatamente busqué el lado positivo de esto: es mejor ahora que en tres años, justo antes de juegos olímpicos. Si no puedo correr este maratón, me enfocaré en entrenar otras áreas que necesito para llegar con fuerza el próximo año al selectivo para juegos centroamericanos. Tener resiliencia me ha enseñado a sacar el lado positivo de cada situación y a convertir cada cosa en una fortaleza.

2 Enfoque: La capacidad de enfocarse frente a distracciones o circunstancias inesperadas. El corredor mentalmente fuerte no evita las situaciones, sino que las aborda de inmediato. Por ejemplo, cuando estás en los últimos kilómetros del maratón, te sientes cansado, estás con dolor y quieres dejarlo. Ese es el momento de enfocarse. Una persona que sabe cómo mantener el enfoque no se repite: “ya no puedo”, “estoy cansado”,… mejor dice: “Debo seguir avanzando, sólo este paso, solo un paso más”. Y así probablemente llegará a la meta y se convertirá en alguien mentalmente fuerte.

3 Fuerza: La fuerza aquí no se refiere a cuanto peso podamos levantar en el gimnasio sino a la capacidad de manejar un giro imprevisto de los acontecimientos y permanecer equilibrado y tranquilo, sin dejar de ser competitivo.

Imagina que te has preparado para una carrera por un largo tiempo. Has hecho todo a la perfección. Comes tus alimentos justo el tiempo antes de que comience la carrera porque así es como te funciona mejor. Llevas la ropa adecuada… pero al llegar hay un retraso en la hora de salida por fallas en el equipo de cronometraje. Esto hará que comiences más tarde y que haga más calor. ¿Qué haces? ¿Comienzas a pensar en cómo esto te afectará?

El corredor mentalmente fuerte sigue siendo fuerte y flexible, capaz de responder a cualquier situación que surja. El corredor mentalmente fuerte sabe que las cosas pasan para algo y no permite que eventos externos y fuera de su control afecten su desempeño o su actitud.

4 Preparación: La preparación es la capacidad de anticipar las situaciones de antemano y sentirse preparado, por lo que hay un plan de acción para cualquier cosa que pueda suceder. El corredor mentalmente fuerte no entra en pánico en una crisis (cuando no da una buena marca o no puede ejecutar bien una carrera o un entrenamiento, por ejemplo, o cuando las cosas se salen del plan).

Un ejemplo de esto es Desiree Lindsey. Ella es una corredora americana que participó en el maratón en los pasados juegos olímpicos (2012 y 2016). En el selectivo para Rio ella tenía un plan para correr el maratón. Cuando comenzaron la carrera varias corredoras comenzaron a apretar el paso y Desi se quedó rezagada al lugar 20 (solo las tres primeras califican a Juegos Olímpicos). En vez de salirse de su plan ella continuó como lo había planeado. Poco a poco las otras corredoras comenzaron a flaquear y Desi, que jamás perdió la calma y se apegó perfectamente al plan de acción sabiendo que tenía la preparación para cerrar bien, siguió poco a poco hasta que cruzó la meta en segundo lugar. Ella confesó al final que cuando vio a las otras corredoras pasarla por un momento pensó en ir mas rápido, pero recordó que había estado entrenando para correr la segunda parte más rápida que la primera y se apegó a ello, lo cual le valió su participación en Rio.

5 Visión: Es la capacidad de seguir adelante con tu objetivo, incluso cuando no hay señales inmediatas de acercarte a la línea de meta. El corredor mentalmente resistente crea una imagen clara de la meta, la visualiza a menudo, y mantiene esa imagen en la vanguardia, no importa qué es lo que pase en este momento o cómo se sienta en este momento. Visión es imaginarse todos los posibles escenarios que pueden pasar en la carrera y tener un plan para pasar por cada uno con éxito.

6 Apertura: La capacidad de aprender y estar abierto a todas las posibilidades. El corredor mentalmente fuerte está dispuesto a escuchar y tomar comentarios de otras personas que tienen buenos intereses con ellos, sabiendo que es donde los cambios reales tienen lugar. Es también escuchar esa voz interior que dice: “Puedo hacer esto. Tengo todas las herramientas y recursos para crear mi propio éxito “.

7 Confianza: La capacidad de tener fe en uno mismo. El corredor mentalmente fuerte aprende a confiar en que el cuerpo sabrá qué hacer cuando es tiempo de la carrera. Confía en su entrenamiento y su plan. Confía en su entrenador. Cree en sí mismo, incluso cuando no hay nadie cerca para aumentar su confianza. Confianza es ir sabiendo que las cosas saldrán bien, incluso cuando su sistema de apoyo no está presente en la carrera. Es seguir adelante, incluso cuando la línea de meta parece muy lejos. Confianza es cuando uno se dice a si mismo: “Cada paso me acerca a mi meta”.

Espero que esto te sirva tato como a mi me ha servido. Te invito a que me sigas en twiter (@TereZacher), Instagram (@InsightfulRunner), mi blog (insightfulrunner.blog) y Facebook (https://www.facebook.com/insightfulrunner/) para motivaciones y tips de entrenamiento durante el día.