freedigitalphotos.net

 

freedigitalphotos.net
freedigitalphotos.net

Nadie va a negar que pueden ser una dulce tentación y que quizá caigas rendida, pero si supieras cómo afectan tu rendimiento, la próxima vez te lo pensarías dos veces.

  1. Harinas refinadas. Los ejemplos más famosos son la harina blanca, arroz blanco, galletas, panes dulces y cereales azucarados. Contienen más calorías y te dan menos saciedad que los cereales integrales. Lo que provocan al correr es que tengas un subidón de energía pero esa se termina rápido y la caída es del mismo nivel.
  2. Dulces. Aquí se incluye a comidas y bebidas que tengan grandes cantidades de azúcares refinados. Bebidas deportivas, jugos, postres, dulces, gomitas, etc, que contengan jarabe de maíz, azúcar morena, fructuosa, maltosa, sucrosa o azúcar entran en esta categoría. Estos alimentos lo único que provocarán es que ganes peso y que los edulcorantes artificiales afecten la química del cerebro y te hagan comer en exceso. El sobrepeso no ayuda en nada si quieres correr más rápido.
  3. Alimentos fritos y proteínas altas en grasa. No hace falta nombrarlos pero todo lo que pase por aceite o grasas trans no es recomendable. Por lo regular, se agregan 100 calorías más por alimento si se fríe y eliminar ese exceso de grasa en el cuerpo es difícil. La carne debe ser magra y opta por el pollo y el pescado. ¿Cómo te afecta? Tus órganos no trabajan al 100% y la pérdida de peso no será importante, con lo cual eres más vulnerable a enfermedades, a no mejorar tiempos y a padecer de lesiones.