freedigitalphots.net
freedigitalphots.net
freedigitalphots.net

En 2012 se revisaron 32 estudios para demostrar la relación entre la música y el ejercicio. El 75% de ellos reportaron que el rendimiento físico mejora cuando la música interviene. Para armar tu mejor playlist para correr, te damos algunos consejos de los expertos.

1. Juega con las percusiones. Escoge canciones con ritmos repetitivos y fuertes. Esto te ayuda a optimizar los niveles de activación durante el entrenamiento. Un ejemplo es I Like to Move It de Reel 2 Real.

2. Muévete con los sonidos armoniosos que generan felicidad. La música utiliza tanto sonidos armoniosos «mayores» como «menores», los cuales te dan el «color» emocional de una canción. En la música tradicional del oeste, los acordes mayores están asociados con sensaciones de felocidad y positivismo, y los acordes menores llevan sensaciones de melancolía y presentimientos. Un ejemplo es la canción Dancing Queen de ABBA o Losing my Religion de REM.

3. Escoge letras positivas. Ve por las que son alegres como Reach fo the Sky o las que estás relacionadas con el movimiento como Work your body. La mejor de todas es Beat It de Michael Jackson. Las afirmaciones en las letras son muy importantes y más cuando cuando tienen una baja o moderada intensidad cuando mejor son apreciadas.

4. Combina con tus conexiones culturales y personales. Las canciones deben ser compatibles con tus creencias. Por ejemplo, Gonna Fly Flow o la misma Eye of Tiger de la película de Rocky, tienen una gran dosis de motivación para la mayoría de los corredores.

5. Guíate por los beats. Para calentar o enfriar utiliza canciones que tengan menos 125 (beats por minuto), para mantener el ritmo en una carrera selecciona las que tengan entre 125-140 bpm, y para subir la intensidad que sean de al menos 160 bpm.