Kathrine Switzer, de 70 años, corrió la edición 121 del Maratón de Boston para celebrar el 50 aniversario de la primera vez que una mujer cruzó la meta del maratón.

En medio de un enorme contingente de fotógrafos y cámaras de televisión, todos recordamos su hazaña de 1967 y que con el número 261, el director de carrera Jock Semple, intentó detener su participación y arrancar su “número oficial” en un momento en que las mujeres no se les permitía correr en la más prestigiosa maratón del mundo.

Corrió acompañada no solo por sus amigos, sino por integrantes de su grandiosa comunidad 261 Fearless, una organización sin fines de lucro con alcance global que busca alentar a las mujeres a asumir sus desafíos, utilizando el correr para crear vínculos con las demás.

“No puedo terminar de agradecer a la gente que estuvo en las calles de Boston, estoy muy agradecida por poder correr el Maratón de Boston 50 años después”, dijo Switzer después de la carrera de hoy. “Gracias al BAA y a todos los involucrados por su increíble apoyo durante todo el fin de semana. También quiero enviar un agradecimiento especial a los miembros de nuestro 261 Fearless Boston Marathon, equipo que han ayudado a empoderar a las mujeres a nivel mundial a través de la carrera”.

Con una temperatura de 24ºC en Boston, Switzer cruzó la línea de meta a un buen paso y con los brazos en alto, mientras era recibida con ovaciones y en especial, con abrazo de su marido, Roger Robinson. Ella recibió el apoyo increíble de más de un millón de fans que se congregaron en las calles de los suburbios de Boston hasta Copley Square. Muchos miembros de su equipo 261 Fearless que la apoyaron durante todo el fin de semana, corrieron a su lado al cruzar la meta.

El Maratón de Boston de 2017 fue el noveno de Switzer y su tiempo oficial fue 4:44:31. Switzer, corrió 39 maratones más, incluyendo su histórica victoria en el maratón de la ciudad de Nueva York en 1974 y se ha dedicado a defender la participación de las mujeres en carreras, organizando más de 400 carreras en 27 países y apoyando para que el maratón femenil fuera deporte oficial de los Juegos Olímpicos. Ahora, el 58% de los corredores en los EEUU son mujeres y 13,698 de los 30,074 participantes en el maratón de Boston de hoy eran mujeres.

Hoy en día, más de 100 mujeres y siete hombres corren como defensores de 261 Fearless. Uno de esos corredores, Rosy Spraker de Lorton, Virginia, corrió su undécimo maratón consecutivo de Boston. Con el dinero que recauda el equipo, se crearán clubes no competitivos, programas de educación y comunicación de entrenadores en las comunidades locales, ya sea en Massachusetts o en Albania o en cualquier otro lugar del mundo.” Estamos pidiendo a las mujeres de todo el mundo que inicien un club y se unan a nuestro movimiento de empoderamiento”, señaló Rosy Spraker.

“Fue una alegría correr con este sorprendente grupo de mujeres y hombres de todo el mundo”, dijo Switzer. “Lo que fue un dramático incidente hace 50 años se convirtió en un momento decisivo para mí y, ahora, para todas las mujeres corredoras. El resultado es nada menos que una revolución social global mientras ayudamos a otras mujeres de todo el mundo a alcanzar sus metas. Debido a la carrera de hoy y los grandes esfuerzos de recaudación de fondos de todos los involucrados, 261 Fearless será capaz de difundir nuestro mensaje a lo largo y ancho. Les agradezco sinceramente a todos “, finalizó Kathrine Switzer, quien a pesar del cansancio, siempre mantuvo la sonrisa.

“Hablamos del pasado en este fin de semana, y hoy es el presente, pero 261 Fearless es el futuro. Se trata de los próximos 50 años”, señaló Switzer.

Para obtener información adicional acerca de 261 Fearless, visita www.261fearless.org. Para ver el 261 Fearless Team corriendo en la 121ª Maratón de Boston o hacer una donación, checa esto.

Ahora ve:

5 corredoras que nos inspiran