Entrenar en diferentes tipos de superficies permite utilizar músculos diferentes a la hora de correr. Muchos expertos sugieren alternar las superficie sobre la que corres para que tu cuerpo se mantenga libre de lesiones y para que puedas fortalecerlo más.

Se han hecho muchos estudios sobre cuál es la mejor superficie para correr (concreto, asfalto, pasto, arena, tartán, monte, caminadora…). La realidad es que no hay una que sea mejor que otra pues todas tienen ventajas y desventajas, lo importante es encontrar el que le venga mejor a tu cuerpo y tratar de alternarlas para tener variedad y “retar” a los músculos del cuerpo a trabajar de manera diferente.

A continuatión te presento las diferentes superficies sobre las que podemos correr y las ventajas y desventajas de correr en ellas:

PASTO: De todas las superficies analizadas, el pasto parece ser la que es menos “agresiva” pues es el más suave y la que produce menos choque en nuestras articulaciones y músculos. Pero debemos tener cuidado al pisar pues puede haber irregularidades en el terreno.

ASFALTO: La calle o la avenida. Este es el que le viene mejor a mi cuerpo (o donde me gusta más correr). Solo recuerda correr en el centro del camino (si no hay tráfico) pues correr por los costados pone mas estrés en una pierna que en la otra por la inclinación que hay. Esta superficie se recomienda a los que tiene problemas con el tendón de Aquiles pues la superficie dura mantiene el tendón en una posición mas corta (con menos estiramiento).

CONCRETO: La acera o banqueta. Esta es una de las superficies más duras y la que pone mas estrés y presión en nuestro cuerpo. Si vas a correr en ella asegurarte de utilizar zapatos con mucho soporte o amortiguación.

PISTA: Por lo general las pistas tiene una superficie más acolchonada que pone un poco menos de estrés en el cuerpo. La pista es ideal para hacer series de velocidad. Pero si tienes problemas en la banda iliotibial, pantorrillas o periostitis tibial debes tener cuidado pues correr en círculos puede estresar más esas áreas.

SENDEROS: Los senderos naturales (ya sea en las montañas o en llanos) es una de las superficies más suaves. La tierra sobre la que estás corriendo pone menos presión en articulaciones y en los músculos. Como el terreno nunca es igual, esto ayuda a que no se sobrepasen las mismas áreas del cuerpo como cuando se hace en el asfalto. Sin embargo, debes tener cuidado porque puedes lesionarte si no pones atención en el cambio de terreno o pisas sobre algún terreno irregular sin darte cuenta.

ARENA: La arena es otra superficie de bajo impacto en el cuerpo que requiere de “enganchar” otros músculos por lo que te da un entrenamiento más completo. Sin embargo, si tienes debilidad en los tobillos, problemas en las pantorrillas o en el tendón de Aquiles, correr en la arena de la playa no es la mejor recomendación.

BANDA (TREADMILL/CAMINADORA): Es la manera menos natural de correr y que, a menudo, hace que los corredores utilicen movimientos que no son naturales. Las bandas ponen más fuerza y hacen que flexiones más los tobillos. Sin embargo, son útiles si te estás recuperando de alguna lesión porque puedes ajustar tu velocidad e inclinación y parar si sientes molestias.

Gracias or leerme. Los invito a que me sigan en Facebook (https://www.facebook.com/insightfulrunner/), Twitter (@TereZacher), Instagram (@insightfulrunner) y en mi blog (insightfulrunner.blog) para motivaciones y tips de entrenamiento durante el dia.