freedigitalphotos.net
freedigitalphotos.net
freedigitalphotos.net

Una corredora como tú libera todos los días enforfinas (las hormonas de la felicidad) y aumenta la serotonina, un neurotransmisor que regula el estado de ánimo y lo mejora. Pero quizá llegue un momento donde ya ni correr te haga efecto y cada día presentas más episodios de colon irritable, ansiedad, depresión o miedo. ¿Te has puesto a pensar si tu alimentación no es la culpable? Echa un vistazo a los hábitos que debes cambiar para mejorar tu salud y seguir disfrutando de tus carreras.

Para las enojonas

Seguramente traes cargando muchos sentimientos de ira y enojo y por lo tanto, tus antojos pueden ser alimentos ácidos para mantener ese estado de ánimo. ¡No lo hagas! Es mejor que comas productos que contrarresten ese problema como un té de jengibre, agua de limón con miel, vegetales verdes y frutas más dulces como papaya, mango, sandía, manzanas y peras. Evita el picante y los alimentos ácidos como la carne, azúcar, leche, harinas, chocolates, nueces y café.

Para las ansiosas

Si sientes que no puedes controlar tus nervios por algo, lo mejor es que evites los alimentos dulces y optes por los antioxidantes. Los trastornos de ansiedad atacan al 20% de las mujeres a nivel mundial. Si es tu caso, no es momento de consumir ni golosinas, ni chocolates ni frutas azucaradas porque los síntomas aumentarán. Lo que necesitas son sabores ácidos para absorber los excesos de azúcar. Opta por los espárragos, yogurt griego, pescados, espinacas, pechuga de pavo, cereales como avena o almendras. Olvida el café, los tés con cafeína, mantequilla, panes, queso, leche y alcohol.

Para las tristes y con miedo

¡Necesitas endulzar tu vida! Si tienes depresión escoge pastas, cereales, azúcar y alimentos con zinc como los mariscos. También necesitas hierro por lo que debes comer carne de cerdo, pollo o ternera, espinacas y huevos. Los minerales que la combaten son el calcio, magnesio, potasio y litio, así que lo mejor es que consumas manzanas, plátanos, mangos y almendras. Si sientes nostalgia, tu cuerpo te está pidiendo alimentos amargos como tomates, chayotes, calabazas, pepinos, alcachofas, melones, vino, café y cerveza.