A muchas chicas el gimnasio les aburre y tienen razón, pero hay otras alternativas que debes pensar si quieres ser una mejor corredora. Tener fuerza muscular te ayuda a fortalecer el abdomen que es el punto fuerte en tu cuerpo para mantener una buena forma al correr, te ayuda a estabilizar las caderas y rodillas para evitar una lesión y evitarás los desequilibrios musculares que solo resultan en músculos débiles.

Pero si no quieres hacer pesas, ¿qué más te puede ayudar?

– Spinning. Invierte de 2 a 3 horas por semana de bicicleta estacionaria con trabajo de intervalos y resistencia para desarrollar la fuerza en las piernas. Por ejemplo, alterna un día con intervalos de 5 min rápido y a resistencia baja, con 5 min más lento y de resistencia alta durante 30 min con calentamiento y enfriamiento de 10 minutos.

– Natación. El complemente perfecto para ganar fuerza a nivel general. De 30 a 40 minutos dos veces por semana es suficiente. Realiza intervalos de 50 m rápido con descanso de no más de un minuto hasta completar 500 m, después usa la tabla y patea durante otros 500 m y descansa el mismo tiempo, al final, nada rápido otros 300m. Acuérdate de hacer un calentamiento y enfriamiento previo de 10 minutos.

– Insanity o Crossfit. Dos disciplinas funcionales que trabajan todo el cuerpo. Son ideales para ganar fuerza y correr más rápido. Debes hacerlo con un entrenador especializado para evitar lesiones. Si tienes problemas de rodillas es mejor que no lo intentes.

– Circuitos. Trota durante 15 minutos. Después alterna 10 sentadillas con 100m de carrera, 10 lagartijas con 100m de carrera, 10 saltos tocando el suelo con las manos y alzándolos al subir con 100m de carrera. Repite 3 veces. Al final trota 10 minutos.