Tips para ganar confianza a la hora de correr

La confianza a la hora de correr es crucial. Todo es posible. Merecemos más de lo que creemos. Somos capaces de lograr todo lo que nos propongamos. ¿Cuántas veces hemos escuchado esto y pensado: «me encantaría creerlo»? pero no nos creemos capaces o merecedores de ello.

Si esto te ha pasado a ti en alguna ocasión, no estás solo. Muchas personas tienen problemas para creer en sus habilidades y potencialidades, muchas veces porque desde pequeños nos han programado para creer que no somos capaces o porque en el camino de la vida comenzamos a dudar de nuestras propias habilidades (y créanme, ¡son infinitas!). Sea cual sea la causa, aquí hay 4 pasos que pueden ayudarte a desarrollar tu confianza y a ir tan lejos como te lo propongas.

  1. No temas al fracaso

Cuando pensamos en las cosas por las que no podemos hacer algo o en todas las cosas que pueden salir mal, es más probable que dejemos de intentar lo que queremos hacer o que el miedo nos paralice.

La definición de fracaso que más me gusta es: “rendirse”. Fracasar no quiere decir hacer algo de la manera equivocada o no llegar a la meta. Fracasar quiere decir dejar de intentar algo o no intentarlo porque el miedo es más grande que nosotros.

Michael Jordan, quien es considerado como el mejor jugador de baloncesto en el mundo, falló más tiros que los que encestó. En 26 ocasiones le fue confiado el tiro final para ganar el partido y lo falló. Pero su éxito se basa, según él, en eso. En haber fallado una y otra y otra vez y seguir intentándolo hasta conseguirlo. En dejar de pensar: “¡fallé el tiro! ¿Qué van a pensar de mí? ¿Dirán que no soy tan bueno?” Y mejor pensar: “lo haré en la próxima”.

Sigue en el camino. Ve por lo que quieres. Que tus ganas sean más grandes que tus miedos.

2. Respeta el proceso

Si llegamos a un edificio y nos dicen que hay un tesoro en el piso 100 (el más alto) pero no hay elevador, ¿intentarías brincar del primer escalón al último para llegar más rápido? Probablemente no lo harías pues, inevitablemente (a menos que seas superman/superwoman y puedas volar) te vas a caer. Lo más probable es que subas los escalones de uno en uno (quizá en algún momento de dos en dos) y que te detengas en el camino a recuperar el aire de tiempo en tiempo para asegurar que llegarás hasta el final, ¿Cierto?

Así es la carrera y, en general, nuestra vida. Tener una meta muy alta es importante, pero también lo es seguir el proceso de la manera como debe ser sin querer saltarnos los escalones del mismo para ganar confianza a la hora de correr. Si quieres correr un maratón y apenas estás empezando a trotar, recuerda que el maratón es como el piso 100 y ahora tienes que empezar por ser constante, correr poco a poco distancias más largas, hacer fuerza y resistencia, entrenar la parte mental, etc.

Si estás entrenando y tienes un pequeño bajón de rendimiento o una lesión, recuerda que esto es como los pequeños descansos que ponen entre piso y piso en los edificios muy altos (incluso en las casas a veces se pone un descanso en las escaleras). No quiere decir que ahí te quedarás siempre, simplemente que necesitas retomar aire para seguir adelante. Pero si intentas seguir antes de lo indicado posiblemente te caigas unos pisos más abajo.

Finalmente, para llegar muy alto empieza con lo que se te hace fácil y hazlo. Ya que lo domines sigue con algo más y así sucesivamente hasta que, de repente, estés en la cima. Y no por arruinar la sorpresa pero generalmente al llegar a la cima nos damos cuenta que el tesoro en sí vale la pena, pero lo que más valió la pena fueron cada uno de los escalones que tuvimos que subir y el proceso por el que tuvimos que pasar para llegar. Eso es lo que nos hizo más fuertes.

3. Practica, practica, practica.

Dice el dicho que la práctica hace al maestro y lo dice por una razón: para ser mejores necesitamos ensayar una y otra vez aquello en lo que queremos ser mejores.  Hay un libro excelente de Daniel Coyle que se llama «The Talent Code». Él ha hecho estudios acerca de las personas a las que consideramos «genios» o «expertos» en su campo y la conclusión a la que llegó es que los llamados genios o talentos son, en realidad, personas comunes que han pasado alrededor de 10,000 horas practicando una habilidad específica para llegar a hacerla perfectamente. La cualidad mas importante para ser bueno en algo es la consistencia, es decir, entrenar no solamente una vez a la semana o una temporada de cada dos, sino hacerlo constantemente. Así que, piensa en cuánto tiempo tienes entrenando para ganar confianza a la hora de correr y eso te ayudará a saber en qué parte del camino te encuentras en relación a tu meta.

Cuando comencé a correr hace 7 años y medio recuerdo que uno de mis compañeros me dijo: «tú eres el tipo de gente que no nos cae bien, acabada de empezar y luego luego puedes correr distancia y haces buenas marcas». Lo que mi compañero no vio son la cantidad de años (14) que pasé entrenando como nadadora de alto rendimiento. Las 6 horas (a veces más) diarias de entrenamiento tanto en la alberca como en gimnasio, entrenamiento mental, flexibilidad, etc, que hice durante todo ese tiempo. Las horas de descanso (masajes, sueño, etc) y el tipo de alimentación que había yo llevado (y sigo llevando) por todo ese tiempo. Si, es fácil pensar que uno llega a correr y de la nada es bueno, pero la realidad es que había mucho trabajo detrás. A la fecha cuando la gente piensa que lo que hago es fácil, lo que no ven es todo el arduo trabajo que hay atrás de la aparente facilidad. Así que practica, practica, practica.

4. Céntrate en tu mejor esfuerzo

Nuestra sociedad enfatiza mucho los resultados. Probablemente cuando vengas de una carrera y se lo comentes a alguien que no está familiarizado con el deporte, lo primero que te pregunten sea: «¿Ganaste?» o bien, «¿Para que vas si no vas a ganar?».

Si bien la sociedad está muy orientada a resultados, tenemos que recordar que estos están completamente fuera de nuestro control, especialmente en el deporte.

Por ejemplo, si mi meta es ganar y corro el mejor maratón de mi vida pero otras tres personas lo corrieron más rápido que yo, entonces voy a estar frustrada por no haber logrado mi meta aunque haya obtenido mi mejor marca. Ahora, si mi meta es buscar una marca y el día de la carrera el clima está muy frío/caliente/húmedo/con viento, o tengo un calambre, o la ruta esta más pesada que lo anticipado, es muy probable que el resultado no sea el que planeaba aunque esté entrenada para eso. Pero si, en cambio, me enfoco en hacer las cosas que están bajo nuestro control es mas probable que me sienta victoriosa independientemente de si logro el resultado o no.

Mejor aun, si damos nuestro 100% de esfuerzo en CADA momento de lo que hacemos, lo más probable es que vayamos progresando y convirtiéndonos en mejores corredores/seres humanos/lo que sea. Pero dar el 100% de esfuerzo quiere decir eso: si me toca descansar entonces me enfoco en recuperarme, no en hacer otras cosas. Si me toca salir de mi zona de confort, entonces obligarme desde el primer paso a hacerlo y no esperarme a que no me duela o a que me sienta mejor.

Espero que esto les sirva y que lleguen tan lejos como se lo propongan. Recuerda, Tu mente controla tu cuerpo y ¡tu mente es ilimitada!

Por Tere Derbez-Zacher

Las invito a que me sigan en Facebook (https://www.facebook.com/insightfulrunner/), Instagram (@InsightfulRunner), Twitter (@Tere Zacher) y en www.insightfulrunner.blog para consejos mentales y tips de entrenamiento durante el dia.

No mas excusas

No mas excusas!!! Ejercicios de fuerza (y abdomen) que puedes realizar en la oficina, en el escritorio, en la casa, viajando (en el avion, autobus, hotel…)

Posted by Tere Zacher on Wednesday, March 14, 2018

Ahora ve:

Los 10 mejores consejos para correr un 5K