embarazo

Hola amigas, soy Rocío Abril Cruz y les quiero platicar un poco de mi experiencia al correr un maratón con 26.6 semanas de embarazo.

Después de haber corrido nuestro primer maratón, mi esposo y yo, en diciembre de 2013, a los seis meses posteriores nos enteramos que llegaría un segundo integrante a la familia. Ya estábamos inscritos a nuestro segundo maratón (diciembre de 2014). Al saber la noticia me puse a buscar información sobre seguir corriendo bajo esas condiciones, pregunté a mi ginecóloga, quien fue la misma del embarazo anterior, donde hice spinning, caminatas, algo de pesas hasta un día antes del nacimiento de mi primer hija, quien me dijo que por mis antecedentes en el ejercicio y si este segundo embarazo lo permitía, es decir, la salud de mi bebé y la mía no se vieran en riesgo, yo podía seguir corriendo.

Decidí entrenar hasta donde me fuera posible, preferí intentar que decir: “no se puede porque estoy embarazada”. Así fueron pasando las semanas del plan como las de mi embarazo, siempre bajo observación médica, con nutrióloga y médico del deporte, y gracias a Dios todo marchó con éxito, tanto mi bebé como mi salud, siguieron el mismo rumbo, ¡hasta que se llegó el día!.

Muchas veces me pregunté si podría hacerlo, porque cada que avanzaban las semanas, mi peso iba cambiando, prácticamente cada distancia larga era un “nuevo entrenamiento” para mí. Hubo “carga extra” en mis piernas, debido al aumento de peso y del cambio de la posición al correr. Y así fue como llegué, llegamos, junto con Dios, mi esposo, mi bebé, mi familia y mis amigos corredores, ¡quienes siempre me han apoyado a la meta!

Seguí corriendo hasta la semana 34 de 7 a 10km, de 4 a 7 días, sin el afán de querer demostrarle nada a nadie, sólo a mí misma de lo maravilloso que puede ser el cuerpo humano, siempre con los cuidados respectivos, sabiendo que cuando te propones un objetivo y se dan todas las circunstancias, ¡siempre se puede! No hay excusas, ¡sólo están los obstáculos en la mente!

embarazo 1