Seguro has escuchado que tu mente determina tus acciones y con frecuencia, se convierten en hechos. Psicólogos y profesionales de la medicina han aceptado la enorme influencia que nuestra mente tiene en la salud. ¿De verdad crees que la edad no es determinante para no conseguir tus objetivos?

Hay numerosos estudios que demuestran que gran parte de la disminución de nuestra capacidad física se debe a que la creemos como una parte normal de la edad, pero en sí, se trata de nuestra propia creación y esa tendencia a pensar que estamos en reconstrucción.

Por ello, los especialistas recomiendan poner el cuerpo y la mente de nuevo juntos para conseguir tus objetivos. Un estudio reciente comprobó que si las personas ponen su cuerpo en un “lugar sano”, es decir, si lo conciben como cuando tenían menos años, su salud y actitud cambian radicalmente. A los participantes los pusieron a vivir una semana como si tuvieran 20 años menos, con películas y música de esa época, vistiendo como se usaba, etc. Los resultados fueron sorprendentes, todo salieron escuchando mejor, teniendo mejor memoria, aumentaron su fuerza física y flexibilidad, además de que mejoraron la postura, el peso, la marcha y la altura.

Otro estudio hecho a mujeres que trabajaban como camareras demostró que al cambiar los pensamientos con respecto al peso y ejercicio realizado, se obtenían resultados sorprendentes. Ellas creían que hacer ejercicio significaba hacerlo fuera del horario de trabajo, quizá en un gimnasio o corriendo en un parque y como no lo hacían, creían que nunca perderían los kilos que tenían de sobra, sin embargo, al momento de cambiar sus pensamientos y convencerse de que el ejercicio que hacían durante su trabajo equivalía a una rutina de pesas en el gym, bajaron de peso inmediatamente. 

Ahora ¿ya entiendes por qué nunca debes pensar cosas negativas de ti ni de tu edad ni de tus circunstancias? Todo es mental.

Ahora ve:

5 hábitos de una corredora feliz