Tuve la oportunidad de platicar con dos de las cinco participantes del equipo Shankha de Nike, quienes participaron y ganaron el primer lugar femenil en una increíble carrera de relevos de 120 km llamada Sal a Valle, la cual, no es una carrera como las que nos topamos cada domingo, en ella te puedes sumergir en unos paisajes inolvidables donde muy pocas personas se animan a desafiar esta ruta tan exigente y demandante.

Ale Quesada, Alma Calderon, Marimar García, Cynthia Buttenklepper y Rocío Verdejo son estas mujeres que consiguieron lo que pocos creían: ganar el primer lugar femenil de la prueba.

Con la primera que platiqué fue con Rocío Verdejo, quien no dejó de manifestar la emoción en su voz. Ella es actriz y venía llegando de unas grabaciones, quien a diferencia de las demás Shankhas, no durmió en el lugar y llegó directo a la carrera, teniendo tan solo una hora para dormir antes de correr.

Justo antes de arrancar el evento, una de sus compañeras le agradeció que a pesar de no haber descansado lo suficiente, estaba ahí cumpliendo con el compromiso. “Hace poco leí un artículo donde mencionaba que la mente del ser humano es muy poderosa y no importa las horas que tengas de sueño, eso no afectará en nada en tu rendimiento”, me comentó Rocío convencida de ello.

Esto fue más que suficiente para que Rocío se sintiera fuerte y olvidara lo poco que había dormido. Su equipo estaba completamente emocionado sin tener idea de lo que les esperaba, una experiencia que las dejaría marcadas para siempre.

Junto con su coach, Eric Arenas, definieron la estrategia: cada 6 kilómetros estarían haciendo el cambio para recuperarse, alimentarse, cambiarse de ropa de ser necesario y dar ánimos a quien estuviera turno corriendo.

Pero solo lograron dos segmentos con la estrategia al pie de la letra, ya que el clima y lo complicado de la ruta hizo que tuvieran un desgaste más fuerte, fue entonces que hicieron cambios cada kilómetro y como ya sabían perfectamente el lenguaje de cada una para realizar estos relevos y poder mantener el ritmo esperado, la nueva estrategia funcionó a la perfección.

Al igual que Rocío, para Marimar García este evento la motivó a seguir en este mundo tan increíble del running, ella durmió con el equipo desde el principio y se sintió muy agradecida por el compromiso de su compañera, que aunque no estaba en las mejores condiciones físicas ahí estuvo para enfrentar el reto.

El compañerismo fue la clave para el desarrollo de la competencia porque a pesar del cansancio, ver el esfuerzo realizado por la compañera de equipo en turno hacía que se sintieran motivadas, con energía para dar el 100% no solo al momento de correr, sino también, a la hora de estar apoyando a las otras sin importar que estuvieran en la competencia desde la madrugada.

Por ser una prueba larga, 120 km, era muy importante la planeación de sus alimentos y ropa para correr, iniciaron a las 5 de la mañana con mucho frío y terminaron a las 4:37 pm, por lo que en un punto de la carrera, el calor hizo efecto en el desarrollo y la ropa que utilizaron con tecnología aeroSwift y DRI-FIT fue clave para un mejor desempeño.

A pesar de no correr siempre con los NIKE Zoom Pegasus 33 shield, se inclinaron por este modelo por dos razones: la distancia y la incertidumbre en el clima, pues este calzado tiene la maravilla de ser a prueba de agua.

Estas cinco integrantes del equipo Shankha de Nike no solo obtuvieron motivación interna porque como en toda competencia, los factores externos también contaron y es que los equipos contrincantes les dieron una inyección de energía al momento de comentarles que por ser un equipo de mujeres, estaría fácil ganarles en la prueba.

Para Marimar fue muy emocionante pasar a uno de los equipos de puros hombres: ¡adrenalina pura!. “Y fue así como remarcamos el poder, fuerza y dedicación que una mujer puede tener cuando se propone algo”, recalcó.

El equipo ganador obtuvo un tiempo de 8 horas y 30 minutos conformado por hombres del equipo de NIKE Zoom, mientras que el equipo de las Shankhas obtuvo un tiempo de 11 horas y 37 minutos llegando en primer lugar femenil.

Cada una de nosotras tenemos diferentes motivos para empezar a correr, desde el entusiasmo de una compañera de trabajo al hablar de sus experiencias entrenando y compitiendo porque justo esto fue lo que inspiró a Marimar buscar al equipo de las Shankhas para comenzar a correr, o como la ausencia de un ser querido que fue la motivación para Rocío.

Ellas son un gran ejemplo para todas las mujeres que están interesadas en empezar a correr, pero ponen mil pretextos de trabajo, hijos, la falta de condición, etc… Se inicia caminando, al paso de los días logras unos kilómetros corriendo y al año, logras una carrera de 120 kilómetros en relevos.

¡Todas las mujeres que tengan la disposición y disciplina, podrán lograr lo que se propongan!

Ahora ve:

Cosas que me hubiera gustado saber antes de mi primer maratón